Una enigmática montaña en llamas de Turquía podría ayudar en la búsqueda de vida en otros planetas


Un grupo de científicos ha encontrado tipos inusuales de metano que se escapan de las profundidades de la Tierra en cientos de lugares. Crédito: CC BY 2.5 Jyri Leskinen

Desde hace al menos 2,000 años, el suelo escupe fuego en la cima del monte Quimera, también conocido como montaña Yanartas, en Turquía, y ahora los científicos piensan que esto puede ayudar en la búsqueda de vida en otros planetas.

Un mito local sostiene que estos fuegos eran el aliento de un monstruo: en parte cabra, en parte serpiente, y en parte león. Pero según un artículo publicado en The New York Times, se trata de un fenómeno geológico no menos desconcertante lo que alimenta las llamas.

Las llamas del monte Quimera son alimentadas por una filtración subterránea de metano, reseña un estudio recientemente publicado. El gas que alimenta el fuego eterno de Turquía se conoce como metano abiótico. Pero no proviene de la descomposición de plantas antiguas, de algas o de vida animal, como el caso de los combustibles fósiles. En cambio, este gas proviene de una reacción química dentro de las rocas y el agua que se encuentra bajo la superficie.

 

El metano emerge de la Tierra profunda en varios lugares

Durante la última década, los científicos del Deep Carbon Observatory, un grupo internacional que estudia la biósfera profunda de la Tierra y los millones de especies microbianas que viven allí, ha encontrado cientos de depósitos de metano abiótico en más de 20 países y en varios lugares en el fondo del mar que son similares a las llamas del monte Quimera.

«Hemos descubierto estos tipos inusuales de metano en muchos sitios. No es un fenómeno raro», señaló Giuseppe Etiope, miembro del grupo que ayudó a descubrir la causa de estos fuegos en 2014, y autor del reciente estudio.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Natural gas vents in Cirali – see last image for their composition.

Una publicación compartida por Alannah Jane (@alannahjanetwin) el

La nueva investigación enumera las diversas hipótesis que se han ofrecido para explicar cómo el metano podría emerger de la Tierra profunda sin la participación de carbono orgánico. Las explicaciones varían desde el enfriamiento del magma hasta los vaporosos minerales de la Tierra y los meteoritos primordiales que llevaron el metano a nuestro planeta durante su formación. Pero la teoría más citada y probable involucra a un proceso llamado serpentinización.

Este proceso ocurre cuando el agua se filtra a través de ciertos tipos de minerales en el manto terrestre, causando una reacción metamórfica que resulta en la liberación de gas de hidrógeno. Este hidrógeno molecular puede reaccionar posteriormente con el gas de carbono en el fondo de la tierra, dando como resultado la creación de metano. En el caso de las llamas del Quimera, la piedra caliza rica en dióxido de carbono reacciona con rocas serpentinizadas ricas en hidrógeno que fueron bañadas en agua de lluvia.

Cómo puede aplicarse en la búsqueda de vida en otros planetas

Con las nuevas herramientas diseñadas para estudiar el subsuelo de la Tierra, los investigadores pueden determinar si el metano proviene de la vida antigua o de rocas sin vida. Al hacerlo, también revelan secretos sobre cómo puede haber surgido la vida en este planeta, y la posibilidad de vida en otros lugares, como dentro de Marte o en el fondo del océano de la luna helada de Saturno, Encelado.

Aprender a identificar mejor las diferencias entre el metano abiótico y el metano producido a partir de material orgánico podría ayudar a los científicos en la búsqueda de vida en otros planetas, de acuerdo con The New York Times.

Por ejemplo, recientemente, los científicos confirmaron la existencia de metano en Marte. El metano que se encuentra en la atmósfera de Marte podría ser un signo de vida microbiana, o podría ser el resultado de una serpentinización debajo de la superficie del planeta rojo.

En el futuro, los investigadores esperan saber cuánto de este metano está ahí fuera y dónde se está almacenando.

El estudio ha sido publicado en la revista Applied Geochemistry.


Like it? Share with your friends!

Andrea González
Editora de Mystery Science Net. Tengo predilección por la ciencia y los misterios que esta engloba. Gracias por tu visita.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close