Parte de la Gran Muralla China no fue construida para contener invasiones, revela estudio


Parte de la Gran Muralla China no fue construida para contener invasiones, revela estudio

Un equipo de científicos de Israel, Mongolia y Estados Unidos cartografiaron por primera vez la línea norte de la Gran Muralla de China revelando que parte de la Gran Muralla no fue construida para la guerra.

Se dice que la Gran Muralla China, que se cuenta como una de las Nuevas Siete Maravillas del mundo moderno debido a su longitud, fue «construida por el Emperador Shiki para interceptar la invasión de las «razas del norte» y bloquear los ejércitos invasores. Sin embargo, algunos resultados de una nueva investigación revocaron dicha teoría argumentando que fue usada para controlar el movimiento civil.

La línea norte de la Gran Muralla de China es uno de sus segmentos menos estudiados, cuenta con 737 kilómetros que se extienden desde la frontera chino-rusa hasta el noreste de Mongolia. Es conocida popularmente como el Muro de Genghis Khan, sin embargo, al contrario de la antigua hipótesis histórica, no se construyó como defensa contra este conquistador mongol.

De hecho, la mayoría de los muros no están construidos como una barrera contra los ejércitos invasores, según el autor principal del estudio, el profesor de la Universidad Hebrea, Gideon Shelach-Lavi.

Shelach-Lavi dijo a The Times of Israel que, junto con una cartografía precisa, parte de su investigación en curso sobre este muro y otras secciones en China tiene como objetivo comprender mejor por qué los estados o gobernantes deciden invertir energía y recursos en la construcción de muros, algo aun usado en la actualidad.

La investigación

El estudio interdisciplinario de la línea norte de la Gran Muralla fue realizado por arqueólogos e investigadores de la Universidad Hebrea de Jerusalén, la Universidad de Yale y la Academia de Ciencias de Mongolia.

Llevado a cabo en los últimos dos años, no solo se enfocó en aspectos arqueológicos, sino también exploró la geografía y mapeo de la zona.

Para ello, utilizaron estudios arqueológicos intensivos, análisis SIG, fotografía de drones y el análisis de imágenes satelitales para explorar la función del muro y la lógica detrás de su construcción en la lejana provincia de Dornod, en el noreste de Mongolia.

Gran Muralla china nueva investigacion
Vista aérea de parte de la Línea Norte de la Gran Muralla China. Crédito: Universidad Hebrea

Según los hallazgos arqueológicos, el equipo fecha el muro en el siglo XI o principios del siglo XII, cuando el Imperio Khitan-Liao gobernó el área (907-1125). A diferencia de otras dinastías chinas, las raíces de este imperio eran nómadas, pero la gente se adaptó a la burocracia china.

Los investigadores descubrieron que no fue construido como un símbolo de la conquista china de Mongolia, en función de su datación, ni, en función de su tamaño, para alejar a los ejércitos invasores, como Genghis Khan.

«Tiene más que ver con la interacción dentro de los pueblos nómadas», dijo Shelach-Lavi.

Control migratorio

A diferencia de la percepción popular de la Gran Muralla construida con ladrillos, muchas de las secciones menos conocidas fueron construidas de tierra. Sus dimensiones y las numerosas estructuras auxiliares que lo acompañan sugieren cuál era en realidad su verdadera función.

«Probablemente la barrera tenía alrededor de dos metros de altura», especificó Shelach-Lavi, agregando que su equipo encontró «docenas de estructuras conectadas» aún más bajas, lo cual hacía al sistema poco adecuado para fines defensivos. A cambio, los expertos creen que podía servir para controlar «los desplazamientos de personas y ganado, posiblemente para gravarlos o evitar que viajaran a otras áreas».

También puede interesarte: Hallan un recipiente de 2000 años de antigüedad con un misterioso líquido.

Los investigadores también indicaron que la estructura estuvo en uso durante un lapso muy limitado, en torno a 20 años, mientras que su construcción habría durado de 2 a 5 años.

Muralla china para qué fue construida
Muro y restos estructurales. Crédito: Shelach-Lavi et al., Antiquity, 2020

El estudio fue publicado en la revista Antiquity.


Like it? Share with your friends!

Andrea González
Editora de Mystery Science Net. Tengo predilección por la ciencia y los misterios que esta engloba. Gracias por tu visita.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *