Océano de una de las lunas de Júpiter tiene una composición parecida a la de los mares terrestres


Vista de Europa y la región rica en sal en color real (izquierda) y color mejorado (derecha). Crédito: NASA/JPL/Universidad de Arizona.

Debajo de la superficie congelada de Europa, la luna helada de Júpiter, hay un océano líquido que contiene una gran cantidad de cloruro de sodio, el componente principal de la sal marina, también conocida como sal de mesa.

El descubrimiento, proviene de observaciones realizadas por el Telescopio Espacial Hubble. Investigadores de Caltech y del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA detectaron que las características amarillas en la superficie de la luna son una abundancia de sal común (NaCl). Esto sugiere fuertemente que la sal proviene del océano inferior, lo que la haría similar en composición a nuestros propios océanos.

Observaciones anteriores de la luna desde la nave espacial Galileo que orbitaba Júpiter encontraron hielo de agua en Europa, así como una sustancia que se cree que son sales de sulfato de magnesio (como las sales de Epsom), pero las nuevas observaciones han mostrado una imagen dramáticamente diferente. Y esto tiene importantes implicaciones geológicas.

«El sulfato de magnesio simplemente se habría lixiviado en el océano de las rocas en el fondo del océano, pero el cloruro de sodio puede indicar que el fondo del océano es hidrotérmicamente activo», dijo en un comunicado la autora principal, Samantha Trumbo, investigadora graduada de Caltech.

«Eso significaría que Europa es un cuerpo planetario geológicamente más interesante de lo que se creía anteriormente» dijo Trumbo.

Anteriormente, también se encontró evidencia de actividad hidrotermal en la helada luna de Saturno, Encélado. Esto es importante porque la actividad hidrotermal conduce a la química compleja y al calor, dos ingredientes cruciales para la vida.

Un candidato adecuado para la búsqueda de vida extraterrestre

Una gran cantidad de sal en la composición de su océano, hace que este entorno sea aún más propicio para descubrir vida en él. Para llegar a esa conclusión, los científicos recrearon las condiciones de la superficie de Europa en cámaras de vacío para analizar la luz reflejada por su superficie. Tras enfriar la cámara a las temperaturas requeridas y bombear aire en ella, los científicos bombardearon las muestras de sal con un cañón de electrones para comprender cómo la radiación podía hacer cambiar el color del compuesto químico.

La diferencia en observaciones proviene del rango del espectrómetro utilizado. Al descomponer la luz reflejada en un objeto es posible ver los elementos que lo cubren.

«Nadie había tomado espectros de longitud de onda visible de Europa antes de tener este tipo de resolución espacial y espectral. La nave espacial Galileo no tenía un espectrómetro visible. Sólo tenía un espectrómetro de infrarrojo cercano y, en el infrarrojo cercano, cloruros no tienen rasgos», explicó Trumbo.

A qué se debe el cambio en la coloración

Quizás se esté preguntando por qué la sal de mesa es de color amarillo en Europa, mientras que permanece blanca en la Tierra. La razón es la irradiación.

La exposición a la luz dura en una atmósfera delgada conduce a ciertos cambios en el cloruro de sodio. Uno de ellos se está volviendo un tono más amarillo. Habían probado el cloruro de sodio en el laboratorio en condiciones similares a las de Europa, y observaron una clara absorción en el espectro visible a 450 nanómetros que coincidían con el color amarillo de Tara Regio, una región geológicamente joven en la luna, confirmando la presencia de la sal.

«El cloruro de sodio es un poco como tinta invisible en la superficie de Europa. Antes de la irradiación no se puede decir que esté allí, pero después de la irradiación, el color salta directamente hacia ti», dijo el coautor Kevin Hand, del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA.

 

El trabajo sugiere que el océano subsuperficial de Europa puede parecerse químicamente a los océanos de la Tierra más de lo que se pensaba hasta ahora, desafiando décadas de suposiciones sobre la composición de sus aguas y haciendo su estudio mucho más interesante para los especialistas.

También puede interesarte: Estudio resuelve el misterio de por qué Júpiter tiene franjas de colores.

Hay dos misiones programadas para llegar a Europa y estudiarlo en mayor profundidad durante la próxima década: el Europa Clipper de la NASA se lanzará en 2023, y el Explorador de las lunas heladas Jupiter, de la ESA, planeado para un lanzamiento en 2022, en el que aprenderemos más sobre esta luna helada y su potencial para albergar la vida.

El hallazgo ha sido publicado en Science Advances.


Like it? Share with your friends!

Andrea González
Editora de Mystery Science Net. Tengo predilección por la ciencia y los misterios que esta engloba. Gracias por tu visita.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close