El metal del asteroide que mató a los dinosaurios puede destruir células cancerosas


492 shares
Créditos: Pixabay.

Un metal asociado con el asteroide que terminó la era Cretácica, llamado Iridio, puede entrar en el núcleo de una célula cancerosa y destruirla, según reveló un nuevo estudio científico.

Cuando este metal se «golpea» con un estallido de luz, hace que las moléculas de oxígeno cercanas se vuelvan reactivas, matando a la célula. Sin embargo, aún deben hacerse más pruebas para que esto se convierta en un mecanismo viable para combatir el cáncer en seres vivos.

Cómo actúa

Ciertas moléculas, cuando se exponen a la luz, producen agentes oxidantes. Estos son mucho más dañinos para las células cancerosas de división rápida que para las células sanas. Si las moléculas correctas pueden alcanzar los núcleos de las células cancerosas, que luego se iluminan con fibras ópticas, debería ser posible destruir los tumores sin dañar las células sanas cercanas. El profesor Peter Sadler, de la Universidad de Warwick, ha demostrado en la Edición Internacional Angewandte Chemie que un complejo de iridio desempeña particularmente bien el papel de la producción de oxidantes.

Lo que el complejo de iridio no hace por sí solo es viajar a donde se necesita, es decir a la célula cancerosa. Sin embargo, Sadler tiene una solución para eso. La proteína de la sangre albúmina no solo es atraída por las células cancerosas, sino que penetra en su núcleo y puede transportar una carga útil de iridio.

«Es fascinante cómo la albúmina puede entregar nuestro fotosensibilizador tan específicamente al núcleo», dijo la coautora Dra. Cinzia Imberti en un comunicado.

Cuando se combina con albúmina, el complejo de iridio de Sadler tiene dos ventajas sobre los fotosensibilizadores anteriores; se dirige al núcleo celular, en lugar de a las partes menos esenciales de la célula, y es muy luminiscente. El segundo rasgo significa que los científicos no solo tienen que asumir el éxito basado en un rastro de células cancerosas destruidas, sino que pueden observar en tiempo real cómo las moléculas hacen su trabajo.

Los fotosensibilizadores de iridio aún no se han probado en animales, y mucho menos en humanos, pero el potencial es claro.

Cuando se produce el crecimiento, los núcleos de las células cancerosas y el fotosensibilizador de iridio se alinean casi exactamente, lo que indica que el iridio está encontrando su objetivo. Crédito: Universidad de Warwick

El iridio es un metal pesado, el más denso de cualquier elemento, que constituye solo un pequeño componente de los asteroides, pero una parte aún más pequeña de la corteza terrestre, que en su mayoría ha caído al núcleo. En consecuencia, su presencia en concentraciones más altas de lo normal en la Tierra puede ser un marcador de un impacto de asteroide. La capa de iridio colocada en todo el mundo hace 66 millones de años fue una de las pruebas más importantes de la huelga de asteroides que se pensaba había dado el golpe de gracia a los dinosaurios no avianos.

También puede interesarte: Desarrollan una prueba de 10 minutos que detecta cualquier tipo de cáncer.

El iridio se usa principalmente hoy en día por su excepcional capacidad anticorrosiva a altas temperaturas. Su concentración extremadamente baja en la corteza terrestre significa que solo se extraen alrededor de 3 toneladas métricas cada año, en comparación con las 3.000 toneladas de oro.


Like it? Share with your friends!

492 shares
Andrea González
Editora de Mystery Science Net. Tengo predilección por la ciencia y los misterios que esta engloba. Gracias por tu visita.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete al Boletín de Noticias

Recibirás todas nuestras noticias en tu correo. Lo mejor de todo es que es un servicio gratuito.