Descubren una «serpiente cósmica» que explotará en nuestra galaxia


55 shares
Descubren una «serpiente cósmica» energética en nuestra galaxia
Sistema binario Apep. Crédito: ESO

En la mitología egipcia antigua, Apep era el dios serpiente de la oscuridad, la destrucción y el caos. En la astronomía contemporánea, Apep es el apodo de un enorme sistema de estrellas recién descubierto rodeado de remolinos de polvo serpentinos y oficialmente conocido como 2XMM J160050.7-514245.

Al igual que el dios mitológico de antaño, quien fue culpado por los eclipses solares, la serpiente cósmica Apep es un signo de una fuerza muy poderosa. Los científicos creen que esta serpiente cósmica está formada por un sistema estelar binario y una estrella única, que giran alrededor de la otra, unidas por la gravedad.

Se cree que es el único sistema estelar de este tipo en nuestra galaxia y está destinado a la destrucción. «Nunca esperamos encontrar un sistema así en nuestro propia galaxia», dijo el autor del estudio, Joseph Callingham del Instituto Holandés de Radioastronomía en un comunicado.

Las estrellas giratorias en este sistema se llaman estrellas «Wolf-Rayet». Se están muriendo, muy lentamente, y probablemente terminarán sus vidas debido a una de las fuerzas explosivas más energéticas del Universo: los estallidos de rayos gamma de larga duración (conocidos como GRB por sus siglas en inglés).

Estrella Wolf-Rayet WR 124
Imagen del telescopio espacial Hubble de la nebulosa M1-67 alrededor de la estrella Wolf-Rayet WR 124. Crédito: Wikimedia Commons/NASA

Vientos de 12 millones de km/h

Antes de su final, las estrellas Wolf-Rayets liberan poderosos vientos estelares que arrojan materia a millones de millas por hora. En este sistema, los vientos estelares se midieron para viajar a casi 12 millones de kilómetros (7.5 millones de millas) por hora. El polvo creado por estos vientos se mueve mucho más lentamente, girando como un molinete alrededor de los sistemas estelares conectados, que es el remolino serpentino llamado Apep.

Las explosiones de rayos gamma son raras e increíblemente poderosas, y se cree que son causadas por la materia que se derrumba en un agujero negro. Pueden durar desde unas pocas milésimas de segundo hasta unas pocas horas, y pueden liberar tanta energía en ese período de tiempo como lo hará el Sol de la Tierra durante toda su vida. Apep parece ser la primer ráfaga de rayos gamma encontrada en nuestra galaxia.

Además, los científicos creen que Apep podría causar una explosión de rayos gamma de «larga duración», que es cuando los eventos energéticos duran más de unos pocos segundos. Estos son algunos de los eventos estelares más poderosos conocidos en el Universo.

En términos cósmicos, las estrellas de Wolf-Rayet son efímeras. A escala humana, son prácticamente eternos, y duran cientos de miles de años antes de terminar en una explosión dramática y poderosa.

Importancia del hallazgo

La fotografía capturada por el instrumento VISIR (un espectrómetro de infrarrojos) del telescopio VLT puede ser la representación del instante previo a la gestación de uno de esos GRB. Nunca antes se había fotografiado con detalle la fuente original de estos violentos fenómenos.

Haber capturado por primera vez una fuente de GRB es de vital importancia. Y que se haya visto en la Vía Láctea aún más. Las fuentes de GRB hasta ahora propuestas eran todas lejanísimas, a miles de millones de años luz. Desde que se descubrieron los primeros brotes en los años 60 del siglo pasado, se han propuesto decenas de teorías sobre su origen. Esta imagen, podría poner fin al debate.

Los astrónomos dicen que este sistema estelar único parece estar girando tan rápido que prácticamente se está desgarrando. Como tal, se espera que la explosión final de Apep sea extremadamente poderosa. Pero a diferencia del malvado dios mitológico egipcio, que nunca podría ser vencido, ni siquiera por su enemigo enemigo Ra, esta serpiente cósmica está destinada a ser derrotada algún día. En ese punto saldrá con una explosión, literalmente, a diferencia de cualquier otra.

 

Este descubrimiento ha sido publicado en Nature Astronomy.


Like it? Share with your friends!

55 shares
Andrea González
Editora de Mystery Science Net. Tengo predilección por la ciencia y los misterios que esta engloba. Gracias por tu visita.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *