El cielo sobre Perth, Australia y sus áreas circundantes se iluminaron durante la noche del martes 28 de agosto con una bola de fuego, que se cree fue un meteorito que ingresó a la atmósfera de la Tierra a velocidades de hasta 20 km por segundo.

El Departamento de Bomberos y Servicios de Emergencia se vio inundado de llamadas a las 7.40 p.m. de personas que dijeron haberlo visto. Muchos ciudadanos sugirieron que podría ser un OVNI, mientras que otros estaban más preocupados de que se pudiera provocar un incendio.

Se escuchó un «enorme golpe»

Varios ciudadanos reportaron escuchar una especie de «golpe», un ruido parecido a una explosión, incluso algunos pensaron que era un avión que se acaba de estrellar.

Robyn Garratt, de la ciudad de York, a 100 kilómetros al este de Perth, fue uno de los testigos del incidente: «Vimos una luz muy brillante y sentimos el «boom», dos o tres minutos después», dijo a ABC Radio Mid West.

«Sacudió la casa, sacudió las ventanas, fue bastante aterrador».

Comienza la búsqueda

Científicos de la Universidad de Curtin han estado luchando para determinar si el meteorito golpeó el suelo y dónde. El profesor Phil Bland, dijo que las observaciones iniciales indicaban que había una buena probabilidad de que el objeto no se hubiera desintegrado antes de tocar tierra.

«Fue inusualmente brillante, así que debe haber sido un gran objeto, por lo que es realmente emocionante», dijo.

«La otra cosa es que la gente reportó explosiones sónicas, y eso solo se consigue si pasa a través de la parte más baja de la atmósfera, lo cual es una muy buena señal.

«También parece que lo hemos visto en varias cámaras, lo que significa que podremos triangular exactamente cómo entró a través de la atmósfera, cuál era su posición, su velocidad, tamaño, averiguar de dónde vino en el sistema solar, y si algo de eso aterrizó».

Footage of tonight’s meteor we received from people around Perth

Una publicación compartida por Perth Observatory (@perthobservatory) el

Bland es el fundador de Desert Fireball Network, un grupo de científicos que trabajan para rastrear el camino de meteoros y asteroides a través del cielo nocturno, con el objetivo de construir un «mapa geológico del sistema solar».

También puede interesarte: Meteorito de 2.1 kilotones explota sobre base de la Fuerza Aérea de EE.UU. en Groenlandia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here