Transferir un recuerdo de un organismo a otro siempre ha parecido que fuera posible solo en el cine y la literatura de ciencia ficción. Sin embargo, recientemente un experimento ha generado gran asombro: un grupo de investigadores logró «transferir» un «recuerdo» de un animal a otro. El anuncio parece haber inquietado a varios científicos. Otros han preferido tomarlo aún con cierto escepticismo.

Liderado por el profesor de neurobiología de la Universidad de California de Los Ángeles (EE.UU.) David Glanzman, el experimento, realizado en caracoles marinos (Aplysia californica) , parece haber probado una idea que ya se ha debatido en los círculos científicos: que los recuerdos que desencadenan un recuerdo defensivo en estos animales están codificados en las moléculas del ácido ribonucleico (ARN). Además de participar en la síntesis de las proteínas, el ARN cumple una función de mensajero de la información genética.

“Creo que en un futuro no muy lejano, potencialmente podríamos utilizar el ARN para mejorar los efectos de la enfermedad de Alzheimer o el trastorno de estrés postraumático”, dijo David Glanzman, autor principal del estudio, sosteniendo un caracol marino. Créditos: Christelle Snow/UCLA.

Saltándonos los detalles del estudio, publicado en la revista eNeuro, lo que Glanzman hizo fue dar una serie de descargas eléctricas a las colas de los caracoles para sensibilizarlos. Al cabo de un tiempo, cuando pincharon nuevamente a los animales con otro instrumento, reaccionaban contrayéndose como un mecanismo de defensa. Eran contracciones que duraban aproximadamente 50 segundos, mientras que las de los animales que no habían sido expuestos a las descargas apenas duraban un segundo.

El siguiente paso consistió en extraer el ARN de los caracoles para, luego, inyectárselos a otros. Lo que encontró Glanzman lo sorprendió. Los nuevos caracoles marinos reaccionaron con el mismo mecanismo de defensa cuando los estimularon, aún cuando no habían sido expuestos a descargas eléctricas. Por el contrario, la reacción de los ejemplares que recibieron ARN de los caracoles que no habían sido estimulados fue pasiva.

En otras palabras, el experimento parece comprobar que el «recuerdo» de los choques eléctricos fue trasplantado en individuos que no lo tenían.

«De lo que estamos hablando son tipos muy específicos de recuerdos, no del tipo que dice lo que me sucedió en mi quinto cumpleaños, o quién es el presidente de los Estados Unidos», le dijo Glanzman al diario inglés The Guardian.

«Creo que en un futuro no muy lejano podríamos utilizar el ARN para mejorar los efectos del Alzheimer o el trastorno de estrés postraumático», advirtió el investigador en un boletín publicado en la UCLA.

Sin embargo, aunque algunos han visto con buenos ojos el estudio, otros lo observan con reserva. Por ejemplo, Tomás Ryan, que estudia la memoria en el Trinity College de Dublín (Irlanda), le dijo a The Guardian que es un camino interesante en el campo de estudio, pero cree poco probable que realmente se trate de un recuerdo transferido.

 

Por: Andrea González para MysteryScience.net

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here