El plan de la NASA para explorar Venus


29 shares
El plan de la NASA para explorar Venus

Hoy, es poco probable que Venus sea un destino de ensueño para los aspirantes a turistas espaciales. Como lo revelaron numerosas misiones en las últimas décadas, en lugar de ser un paraíso, el planeta presenta temperaturas infernales (alrededor de 460 grados centígrados), una atmósfera tóxica corrosiva y presiones aplastantes en la superficie.

A pesar de esto, la NASA está trabajando actualmente en una misión tripulada conceptual a Venus, llamada Concepto Operacional de Alta Altitud Venus (HAVOC).

En un inicio el proyecto HAVOC prevé enviar una sonda robótica a la atmósfera venusina, a la que le seguiría una misión orbital tripulada que duraría 30 días en Venus. Poco a poco aumentarían las estancias y, si se dan las condiciones, dar forma a una ciudad flotante permanente.

Pero, ¿cómo es Venus?

Las temperaturas en la superficie del planeta son de hecho más altas que Mercurio, a pesar de que Venus es aproximadamente el doble de la distancia del Sol. Esto es más alto que el punto de fusión de muchos metales, incluido el bismuto y el plomo, que incluso pueden caer como «nieve» en los picos de las montañas más altas. La superficie es un paisaje rocoso árido que consiste en vastas llanuras de roca basáltica salpicada de rasgos volcánicos y varias regiones montañosas de escala continental.

También es geológicamente joven, habiendo sufrido catastróficos eventos extremos causados ​​por la acumulación de calor debajo de la superficie, que eventualmente hace que se funda, libere calor y se solidifique. Sin duda, una perspectiva de miedo para los visitantes.

Flotando en la atmósfera

Afortunadamente, la idea detrás de la nueva misión de la NASA no es llevar a la gente a esta superficie inhóspita, sino usar la densa atmósfera como base para la exploración. Aún no se ha anunciado públicamente ninguna fecha real para una misión de tipo HAVOC. Esta misión es un plan a largo plazo y se basará en misiones de prueba pequeñas para tener éxito primero. Tal misión es realmente posible, ahora mismo, con la tecnología actual. El plan es utilizar aeronaves que pueden permanecer en la atmósfera superior durante períodos prolongados de tiempo.

Concepto operacional de Venus de gran altitud (HAVOC)
Concepto del vehículo que serviría de hogar a los exploradores de Venus. Créditos: NASA

Por sorprendente que parezca, la atmósfera superior de Venus es la ubicación más parecida a la Tierra en el sistema solar. Entre altitudes de 50 km y 60 km, la presión y la temperatura se pueden comparar con las regiones de la atmósfera inferior de la Tierra. La presión atmosférica en la atmósfera venusiana a 55 km es aproximadamente la mitad de la presión al nivel del mar en la Tierra. De hecho, estaría bien sin un traje de presión, ya que esto equivale aproximadamente a la presión del aire que encontraría en la cima del Monte Kilimanjaro. Tampoco necesitarías aislarte, ya que la temperatura aquí varía entre 20 grados centígrados y 30 grados centígrados.

La atmósfera por encima de esta altitud también es lo suficientemente densa para proteger a los astronautas de la radiación ionizante del espacio. La mayor proximidad del Sol proporciona una abundancia aún mayor de radiación solar disponible que en la Tierra, que puede utilizarse para generar energía (aproximadamente 1,4 veces mayor).

La aeronave conceptual flotaría alrededor del planeta, siendo arrastrada por el viento. Podría, útilmente, llenarse con una mezcla de gases transpirables como oxígeno y nitrógeno, proporcionando flotabilidad.  Esto es posible porque el aire respirable es menos denso que la atmósfera venusiana y, como resultado, sería un gas de elevación.

La atmósfera venusiana está compuesta por un 97 por ciento de dióxido de carbono, aproximadamente un 3 por ciento de nitrógeno y cantidades mínimas de otros gases. Famosa contiene una rociada de ácido sulfúrico que forma densas nubes y contribuye de manera importante a su brillo visible cuando se ve desde la Tierra. De hecho, el planeta refleja aproximadamente el 75 por ciento de la luz que cae sobre él desde el Sol. Esta capa de nubes altamente reflectantes existe entre 45 km y 65 km, con una bruma de gotas de ácido sulfúrico debajo de unos 30 km. Como tal, un diseño de aeronave debería ser resistente al efecto corrosivo de este ácido.

Por suerte ya contamos con la tecnología necesaria para superar el problema de la acidez. Varios materiales disponibles comercialmente, incluidos el teflón y varios plásticos, tienen una alta resistencia a los ácidos y podrían utilizarse para la envoltura exterior de la aeronave. Teniendo en cuenta todos estos factores, posiblemente podría salir a caminar sobre una plataforma fuera de la aeronave, llevando solo su suministro de aire y vistiendo un traje de riesgo químico.

La vida en Venus

La superficie de Venus se ha cartografiado desde la órbita mediante un radar en la misión Magellan de los Estados Unidos. Sin embargo, solo unos pocos lugares en la superficie han sido visitados por la serie de misiones Venera de sondeos soviéticos a finales de los años setenta. Estas sondas devolvieron las primeras, y hasta ahora únicas, imágenes de la superficie venusiana. Ciertamente, las condiciones de la superficie parecen completamente inhóspitas para cualquier tipo de vida.

Venus según la misión Magellan.
Venus según la misión Magellan. Crédito: NASA

Sin embargo, la atmósfera superior es una historia diferente. Ciertos tipos de organismos extremófilos ya existen en la Tierra que podrían soportar las condiciones en la atmósfera a la altitud a la que volaría HAVOC. Especies como el Acidianus infernus se pueden encontrar en lagos volcánicos altamente ácidos en Islandia e Italia. También se ha encontrado que existen microbios en el aire en las nubes de la Tierra. Nada de esto prueba que exista vida en la atmósfera venusiana, pero es una posibilidad que podría ser investigada por una misión como HAVOC.

Las condiciones climáticas actuales y la composición de la atmósfera son el resultado de un efecto invernadero extremo que no se puede revertir, que transformó el planeta de un mundo «gemelo» hospitalario similar a la Tierra en su historia temprana. Aunque actualmente no esperamos que la Tierra experimente un escenario extremo similar, sí demuestra que pueden ocurrir cambios dramáticos en un clima planetario cuando surgen ciertas condiciones físicas.

Al probar nuestros modelos climáticos actuales utilizando los extremos vistos en Venus, podemos determinar con mayor precisión cómo diversos efectos de forzamiento climático pueden llevar a cambios dramáticos. Por lo tanto, Venus nos proporciona un medio para probar los extremos de nuestro modelo de clima actual, con todas las implicaciones inherentes para la salud ecológica de nuestro propio planeta.

Todavía sabemos relativamente poco sobre Venus, a pesar de ser nuestro vecino planetario más cercano. En última instancia, aprender cómo dos planetas muy similares pueden tener pasados ​​tan diferentes nos ayudará a comprender la evolución del sistema solar y quizás incluso la de otros sistemas estelares.

 


Like it? Share with your friends!

29 shares
Andrea González
Editora de Mystery Science Net. Tengo predilección por la ciencia y los misterios que esta engloba. Gracias por tu visita.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *