La barcaza voladora de John Wilkins de 1640 y su proyecto de un viaje a la Luna


Crédito: Crédito: DarkWorkX / Free-Photos / Pixabay.

John Wilkins, un científico aficionado y pionero de la aeronáutica en el siglo XVII. Ideó su «barcaza voladora» para vencer la gravedad terrestre.

John Wilkins fue un clérigo polímata de la Inglaterra del siglo XVII, un ingeniero pionero poco conocido. Él escribió sobre viajes espaciales y diseñó naves para lograr salir de la Tierra. Su invento más emblemático es su «barcaza voladora», con la cual pretendía ascender a la Luna, ¡hace casi 400 años!.

Wilkins (1614-1672) es considerado un «filósofo natural», referente al mismo tipo de estudio que hoy llamamos Física. Fue uno de los fundadores de la Real Sociedad de Londres (institución científica). En 1638, Wilkins escribió el libro: Descubrimiento de un nuevo mundo… en la Luna. Su otro libro, Carrozas voladoras, también presenta ingeniería para crear naves que pudieran vencer la gravedad terrestre.

John Wilkins: sus carrozas y barcazas voladoras

Ilustración de la barcaza de Wilkins, realizada por A. Chapman. Crédito: A. Chapman.

El siglo XVII es considerado como uno de los más importantes en cuanto al avance científico, en varios campos como la ciencia teórica, la ingeniería y la medicina. Este es el siglo de Galileo, Kepler, Newton, Bacon, Pascal, y muchos más. Wilkins también conocía sobre el modelo del Sistema solar de Copérnico.

Wilkins, a partir de 1640, comenzó a idear sus carrozas y barcazas voladoras, junto con Robert Hooke, un inventor más experimentado. Aunque todo indica que no se conocen ilustraciones originales de estas naves espaciales.

John Wilkins. Imagen de dominio público.

Su barcaza voladora se basaba en un barco marítimo. Ambos inventores también analizaron la aerodinámica de las aves en vuelo y agregaron dos grandes alas. Las alas se moverían gracias a un mecanismo accionado con pólvora, un motor del tipo reloj mecánico, con resortes y ruedas dentadas de engranaje. De acuerdo al diario de Robert Hooke, ellos hasta lograron construir un modelo de la nave.

Venciendo el magnetismo de la Tierra

Según los cálculos de Wilkins, el viaje espacial iniciaría a partir de los 30 kilómetros de altura, donde, según él, el campo magnético de la Tierra ya perdería su fuerza de atracción. Ya después de esos 30 kilómetros, el viaje sería más fácil, solamente planeando e impulsándose en el vacío del espacio.

No obstante, ese vacío sideral fue el problema que Wilkins comprendió ya en 1659, de que el impulso de su barcaza sería muy débil y que la falta de aire en el vacío lo haría intransitable. Este fascinante inventor también discutió sobre el frío del espacio y lo que los viajeros deberían de comer en la travesía (un viaje espacial que duraría 180 días).

También puede interesarte: El fascinante relato sobre alienígenas, híbridos, ovnis y robots, escrito en el siglo II.

John Wilkins fue todo un pionero de la aviación y la astronáutica, aunque primitiva, claro está. Es admirable que le haya dado todo un enfoque tecnológico y científico a su proyecto de viaje a la Luna, ya en el siglo XVII.

 

Referencias: SirKevinHistoricFacts / HistoryPlay.tv / Blogspot: ArchaeologyNewsNetwork.

 

 

Una publicación de MysteryScience.net – Todos los derechos reservados. Prohibida su copia sin autorización.


Like it? Share with your friends!

Erick Nielssen
Escritor nicaragüense que indaga en temas de historia, ciencia, religión y esoterismo. Apoyando la investigación normativa y también la alternativa.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close