Hallan un planeta con una masa casi 13 veces mayor que la de Júpiter


56 shares
Impresión artística de KIC 10544976. Crédito: Leandro Almeida

Un planeta recién descubierto por un astrónomo brasileño tiene 13 veces la masa de Júpiter, y orbita un sistema binario inusual más antiguo, compuesto por una enana roja y una enana blanca.

Lo más notable es que existe la posibilidad de que el planeta, se formara del material que el antecesor de la enana blanca arrojó cuando murió.

KIC 10544976 es un sistema binario de estrellas, ubicado en la constelación de Cygnus en el hemisferio celeste norte, formado por dos estrellas: una enana blanca, una estrella muerta de baja masa con una temperatura superficial alta, y una enana roja, una estrella viva (magnéticamente activa) con una masa pequeña en comparación con la de nuestro Sol y escasa luminosidad debido a la baja producción de energía.

Las dos estrellas fueron monitoreadas por telescopios terrestres entre 2005 y 2017 y por Kepler entre 2009 y 2013, produciendo datos minuto a minuto.

Se desconoce cómo se formó el planeta que órbita el binario. Una hipótesis es que se desarrolló al mismo tiempo que las dos estrellas miles de millones de años atrás. Si es así, es un planeta de primera generación. Otra hipótesis es que se formó a partir del gas expulsado durante la muerte de la enana blanca, convirtiéndose en un planeta de segunda generación.

La Nebulosa de América del Norte (NGC 7000) es una de las nebulosas más conocidas de Cygnus. Crédito: Ken Crawford / Wikimedia Commons

Órbitas de las estrellas

Las estrellas menos masivas evolucionan más lentamente, y el otro miembro de la pareja es una enana roja con el 39 por ciento de la masa del Sol y la mayor parte de su vida por delante. Las dos se orbitan entre sí cada 8,4 horas, pero también hay un período mucho más largo de oscilación de sus movimientos. Sabemos de esto porque la pareja se eclipsa como se ve desde la Tierra, pero no siempre en los momentos que se espera.

La enana roja también es muy activa magnéticamente, con un ciclo como el patrón de tormentas y actividad solar de 11 años de nuestro propio Sol.

Usando los datos de Kepler, pudieron estimar el ciclo magnético de la estrella viva (enana roja) en función de la velocidad y la energía de las erupciones (grandes erupciones de radiación electromagnética) y la variabilidad debida a los puntos (regiones de temperatura más fría de la superficie y, por lo tanto, oscuridad) causada por diferentes concentraciones de flujo de campo magnético).

Posible explicación de la variación del período orbital

Después de años de observar el sistema, los astrónomos tuvieron dos explicaciones que compiten por las variaciones en el tiempo de órbita de las estrellas. O bien el ciclo magnético de la enana roja estaba interfiriendo con los movimientos de la pareja, o tienen un planeta lo suficientemente masivo como para afectarlos gravitacionalmente.

El Dr. Leonardo Andrade de Almeida, de la Fundación de Investigación de São Paulo, informa en la revista Astronomical Journal que el período de la enana roja se calculó en función de las bengalas que emite y el ciclo de las estrellas en su superficie. Ambos dan una respuesta de alrededor de 600 días, un período que no pudo explicar las variaciones del eclipse.

Esto deja la posibilidad de un planeta cuya gravedad está afectando a las órbitas. Las variaciones que vemos son consistentes con un objeto al menos 13.4 veces la masa de Júpiter y un período orbital de 17 años. Tales planetas enormes son raros pero ciertamente no desconocidos, por lo que la afirmación es realista.

«El sistema es único», dijo Almeida en un comunicado. «Ningún sistema similar tiene datos suficientes para permitirnos calcular la variación del período orbital y la actividad del ciclo magnético para la estrella viva».

El proceso por el cual una estrella se convierte en una enana blanca es altamente perjudicial para los planetas. Es posible que el planeta se formara de la manera normal, al mismo tiempo que las estrellas, y sobreviviera a la transformación de uno de sus padres por estar tan distante.

Una teoría mucho más intrigante es que este planeta se fusionó con el material que la estrella predecesora desechó en su camino para convertirse en una enana blanca. Almeida cree que el Telescopio de Magallanes Gigante, actualmente en construcción, puede ser capaz de ver este planeta directamente, y posiblemente determinar qué posibilidad es la correcta.

Los hallazgos se han publicado en The Astronomical Journal.


Like it? Share with your friends!

56 shares
Andrea González
Editora de Mystery Science Net. Tengo predilección por la ciencia y los misterios que esta engloba. Gracias por tu visita.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *