Los misteriosos cráneos descubiertos en el maletín de una sociedad secreta Nazi

1
1864
Se sabe que la Ahnenerbe, tenía como finalidad estudiar el origen de la "raza aria", y un profundo interés en las ciencias ocultas y en los conocimientos esotéricos.

En las montañas del Cáucaso ruso, dentro de un maletín con el emblema de la Ahnenerbe -una de las sociedades ocultistas más secretas dentro de las SS nazis-, fueron hallados dos cráneos que no corresponden con ninguna criatura conocida por la ciencia, algo tan extraño como macabro.

Ahnenerbe es una sigla que, traducido al español, significa ‘Sociedad para la Investigación y Enseñanza sobre la Herencia Ancestral Alemana’. Esta organización alemana compuesta por más de 350 especialistas, estuvo activa entre los años 1939 y 1945, dedicándose exclusivamente al estudio de las tradiciones, historia y patrimonio de la denominada «raza aria», y por ello, iniciaron múltiples expediciones arqueológicas y antropológicas por casi todo el mundo, que incluyeron destinos como el Tíbet y el Cáucaso. Era conocida por los altos jerarcas del Tercer Reich, como Hitler o Himmler.

Los miembros de esta secta se interesaron especialmente por los enigmáticos dólmenes a causa del elevado nivel de radiactividad natural en la región del cañón de Kishinski.

Los periódicos rusos destacan el hallazgo de un maletín en perfecto estado con el emblema de la Ahnenerbe, éste alojaba en su interior un mapa de la región escrito en alemán y dos pequeños cráneos que, hasta el momento, los científicos no han podido identificar: no son humanos, ni corresponden a ningún animal, por lo que se presume, son de origen extraterrestre.

Vista frontal y lateral de uno de cráneos encontrados.

El maletín habría sido encontrado en las montañas de Adigueya, junto a las construcciones megalíticas de la región, hasta donde los miembros de la Ahnenerbe se trasladaron, en 1941, para investigar los antiguos dólmenes, en donde, según afirman, existen enterramientos de una raza desconocida, e incluso aseguran que en algunas de las tumbas han sido hallados esqueletos humanos de tres metros de altura.

En el maletín podía distinguirse claramente el grabado perteneciente a la Sociedad Secreta Ahnenerbe.

Los dos cráneos encontrados, tenían “el agujero redondo de un dedo de grosor en la parte inferior, que es la base de la columna. Y su posición indica que esta criatura se movió en dos piernas. Las cuencas de los ojos, por su parte, son inusualmente grandes y los huesos faciales son planos, como en los homínidos”, informaron los científicos que los analizaron.

Los cráneos tenían las cuencas de los ojos inusualmente grandes, debido a esto, se presume que tengan un origen alienígena.

La República de Adigueya, desarrollada entre los siglos IV y I a.C. es uno de los más importantes centros megalíticos rusos. También conocidos como Tumbas del portal, los dólmenes del Cáucaso se extienden a lo largo de la costa del Mar Negro. Se sospecha que los nazis estuvieran interesados en los dólmenes por pensar que fueran, tal vez, entradas a otros mundos o construcciones de civilizaciones alienígenas.

Este hecho ha motivado que se hayan lanzado numerosas hipótesis acerca de que los nazis tuvieran contacto con seres extraterrestres y esta sea la demostración más palpable.

¿Te gustó este artículo? ¡Dale a compartir!

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here