En 1994, el corredor de seguros inglés Stephen Young fue declarado culpable del horrible doble asesinato de Harry y Nicola Fuller. Cuando se dictó la sentencia, el detective de la policía de Sussex Graham Hill creyó que se había hecho justicia.

“Hubo alivio de que el caso hubiera terminado”, dijo el detective de policía Graham Hill. A lo cual añadió: “Obviamente todas las personas que están involucradas en la acusación se alegraron de que el veredicto fuera culpable”.

Unas semanas más tarde, sin embargo, se reveló que varios miembros del jurado habían basado su veredicto en la información que habían obtenido a través de un tablero Ouija.

Según el informe, cuatro de los miembros del jurado se habían reunido una noche en el Old Ship Hotel de Brighton y habían creado una tabla de Ouija en papel y una copa de vino.

Se dice que la sesión produjo algunos resultados intrigantes, y el grupo se convenció de que habían logrado contactarse con el espíritu de Harry Fuller, una de las dos víctimas de asesinato.

“Stephen Young lo hizo”, alegó el fantasma. “Vota culpable mañana”.

Los jurados se sorprendieron tanto que muchos de ellos comenzaron a llorar. Cuando eventualmente se retiraron a sus habitaciones por la noche, acordaron no contarle a nadie lo que había sucedido.

Tras las revelaciones en News of the World, el Tribunal de Apelación del Reino Unido anuló la doble condena por asesinato de Stephen Young y ordenó un nuevo juicio. Después de una audiencia de cinco semanas en diciembre de 1994, el jurado encontró a Stephen Young culpable nuevamente.

Respondiendo a la decisión de la Corte de Apelaciones, el padre de Nicola Fuller dijo que los ‘jurados de la Ouija’ «hicieron de la muerte de nuestra hija una broma».

El incidente sigue siendo uno de los casos más notorios de mala conducta del jurado registrado.

Por: Andrea González para MysteryScience.net

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here