Científicos identifican la parte del cerebro responsable del libre albedrío


63 shares
Científicos identifican la parte del cerebro responsable del libre albedrío

Podemos definir el libre albedrío como la libertad de elección en la toma de decisiones, que nos hace responsable de asumir nuestros aciertos y errores.

Sin embargo, la definición científica, es mucho más específica. Esencialmente, se trata de dos procesos cognitivos: el deseo de actuar (la voluntad) y el sentido de responsabilidad por nuestras acciones (agencia). Para movernos o hablar, necesitamos ambos y el daño a cualquiera de ellos puede hacer que las personas pierdan su motivación para actuar, o hacerles sentir «que su comportamiento no es el suyo».

Ahora, gracias a un estudio, los neurocientíficos han identificado la ubicación exacta en el cerebro responsable de estos procesos y, por lo tanto, nuestra percepción del libre albedrío.

Según el estudio, la idea de que tenemos control sobre nuestros destinos parece implicar una red neurológica que une partes distantes de la corteza, la capa externa de nuestro cerebro.

Pero, ¿Cómo calculas dónde existe el libre albedrío en el cerebro?

Los investigadores del Centro Médico Beth Israel Deaconess (BIDMC) estudiaron 28 casos en los que la lesión cerebral había afectado la voluntad de un paciente y los dejó sin deseos de moverse o hablar (mutismo acinético). Examinaron otros 50 casos en los que se había dañado la Agencia para que los pacientes se sintieran como si sus movimientos no fueran los suyos (síndrome de extremidades extrañas). Para averiguar qué estaba sucediendo exactamente, el equipo utilizó un método llamado mapeo de redes de lesiones.

«El mapeo de la red de lesiones es una técnica recientemente validada que permite a los científicos esquematizar los síntomas causados ​​por una lesión cerebral en redes cerebrales específicas», dijo en un comunicado Michael Fox, Director del Laboratorio de Imágenes y Modulación de Redes Cerebrales (BIDMC) y profesor asociado de neurología en Harvard Medical School.

En el pasado, los científicos utilizaron el mapeo de redes de lesiones para estudiar diversos tipos de procesos neurológicos, desde movimientos anormales hasta delirios, pérdida de conciencia e incluso conductas delictivas.

«En este estudio, utilizamos este enfoque de localización de red para determinar la base neuroanatómica para la percepción desordenada del libre albedrío», agregó Fox.

Resultados

El mapeo reveló una amplia gama de ubicaciones de lesiones, pero curiosamente, todas las lesiones aparecieron dentro de una de las dos redes. Las lesiones relacionadas con el mutismo acinético estaban conectadas a la corteza cingulada anterior del cerebro (responsables de la motivación y la planificación), mientras que casi todas las lesiones (90 por ciento) relacionadas con el síndrome de extremidades extrañas estaban conectadas a la corteza precuneus del cerebro, un área asociada con la agencia.

Para confirmar que estas dos redes son de hecho las dos áreas responsables del libre albedrío, los investigadores examinaron el efecto de la estimulación cerebral en la percepción del libre albedrío en voluntarios sanos y observaron imágenes del cerebro de pacientes psiquiátricos con percepción anormal de libre albedrío. Ambos revelaron alteraciones en las redes que encajan con la hipótesis.

Si bien la información no detendrá a los filósofos y sociólogos morales que debaten el significado (y la existencia) del libre albedrío, los investigadores esperan que resulte útil cuando se trata de ayudar a pacientes con lesiones de voluntad y de inhibición de la agencia.

También puede interesarte: Científicos militares crean interfaz para controlar drones telepáticamente.

Ahora estamos un paso más cerca de comprender cómo funciona, a través de una red de tejido cerebral, y de dónde viene nuestro sentido de libertad.

La investigación fue publicada en PNAS.


Like it? Share with your friends!

63 shares
Andrea González
Editora de Mystery Science Net. Tengo predilección por la ciencia y los misterios que esta engloba. Gracias por tu visita.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *