A mediados de julio, la Luna fue impactada por dos pequeñas rocas con suficiente energía para producir brillantes destellos de luz. Los dos eventos tuvieron lugar con una separación de casi exactamente 24 horas y se cree que tienen la misma causa: son fragmentos sobrantes de un cometa.

El portal científico Meteoroides.net ha informado sobre la caída de los dos meteoritos sobre el lado oscuro de la Luna, que fueron captados por telescopios del Proyecto de investigación conocido como MIDAS (Sistema de Detección y Análisis de Impacto Lunar) instalados en los observatorios de Sevilla y La Sagra (España).

Probablemente fueron parte de la cola polvorienta del cometa 169P/NEAT. En la Tierra, esta cola cometaria crea la lluvia de meteoros Alpha Capricornids. Encontrar el origen de estos eventos suele ser bastante difícil porque los astrónomos son testigos solamente del destello de luz.

Se han reportado destellos de luz de la superficie de la Luna durante 1,000 años, pero en las últimas décadas, ha habido más observaciones científicas de estos «fenómenos lunares transitorios».

«Al estudiar los meteoroides en la Luna podemos determinar cuántas rocas impactan y con qué frecuencia, con estos datos podemos inferir la posibilidad de impactos en la Tierra», dijo José María Madiedo de MIDAS en un comunicado.

Los meteoritos resultaron completamente destruidos por la colisión y crearon dos nuevos cráteres en la Luna, señala el portal.

Puede ver el vídeo aquí:

 

Imagen referencial: Créditos Pixabay.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here