En el año 79 d.C. entró en erupción el Vesubio sobre las ciudades de Pompeya y Herculano, emitiendo enormes nubes de cenizas volcánicas y arrojando piroclásticos a 20 kilómetros (12 millas) alrededor. Es seguro decir que cualquier forma de muerte inducida por el volcán debió ser terrible, pero investigaciones recientes sugieren que, puede haber sido incluso más espantosa de lo que pensábamos.

Según un equipo de arqueólogos liderado por Pietro Paolo Petrone en el Hospital Universitario Federico II en Nápoles, algunas víctimas pueden haber muerto debido a que sus fluidos corporales fueron vaporizados por el intenso calor de la primera oleada piroclástica. Esto habría causado que la presión de vapor se acumulara dentro del cuerpo hasta que alcanzara un punto de inflexión, lo que provocaría la explosión del cráneo.

La investigación

Los arqueólogos llegaron a esta conclusión después de estudiar el residuo mineral adherido a los esqueletos descubiertos en 12 cámaras frente al mar en Herculano, una ciudad costera romana de solo 4,000 a 5,000 habitantes. Estas casas romanas fueron el último refugio de 300 residentes, donde murieron instantáneamente por la ola de gas y fragmentos de roca escupidos desde el cráter del Vesubio.

De los restos, el equipo examinó 103 muestras arqueológicas incrustadas en residuos de color rojo claro a rojo oscuro y negro, utilizando espectrometría de masas de plasma acoplado inductivamente (ICP-MS), una técnica que puede detectar pequeños rastros de metales. Veintidós de estas muestras fueron analizadas utilizando microspectroscopia Raman para identificar la «huella dactilar» química del residuo. Los resultados revelaron rastros de hierro y óxido de hierro, probablemente, según los investigadores, de la sangre expuesta a niveles intensos de calor.

Incrustaciones de minerales rojos y negros en los cráneos de las víctimas.
Incrustaciones de minerales rojos y negros en los cráneos de las víctimas. Créditos: Petrone et al./PLOS One

Las cantidades más altas de hierro se encontraron en las incrustaciones de color rojo, que se encuentran en los huesos craneales y poscraneales, las cenizas que llenan los cráneos, el lecho de cenizas y la arena. En contraste, las cantidades más bajas se encontraron en las incrustaciones de color negro en los huesos y la arena.

«Estos hallazgos indican que el contenido extremadamente alto de hierro no se puede atribuir a cenizas volcánicas u otros productos volcánicos, lo que sugiere que podría haberse originado en los fluidos corporales de las víctimas», explicaron los autores del estudio.

Sin embargo, los resultados no son concluyentes: es posible que algunos residuos se hayan originado a partir de objetos metálicos (monedas, joyas y otros artefactos personales pertenecientes a las víctimas) que se encuentran cerca.

Pero en apoyo de la hipótesis de Petrone, había cráneos y huesos que no estaban cerca de objetos metálicos y aún estaban cubiertos por el residuo que contenía hierro. Además, se encontraron cambios de color, carbonización y agrietamiento (todos indicativos de tejido expuesto a altas temperaturas) en los huesos y cráneos de las víctimas.

La posición de los esqueletos de nuevo sugiere una muerte instantánea, como una repentina vaporización de fluidos corporales, en lugar de algo más extenso. Los autores del estudio describen los cuerpos como «congelados» en una postura realista, en lugar de una posición o postura autoprotectora voluntaria, lo que sugiere que se encontraban en una agonía intensa, emblemática de una muerte más lenta como la asfixia (que anteriormente se suponía que era la causa de muerte).

Esqueletos encontrados en las cámaras frente al mar en Herculano.
Esqueletos encontrados en las cámaras frente al mar. Créditos: Petrone et al./PLOS One

«La detección de tales compuestos que contienen hierro del cráneo y la ceniza que llenan la cavidad endocraneal, junto con la coloración marrón de los senos venosos, el ennegrecimiento y el agrietamiento de los huesos, sugiere un patrón generalizado de hemorragia inducida por el calor, aumento de la presión intracraneal y estallido, lo más probable es que sea la causa de la muerte instantánea de los habitantes de Herculano».

En otras palabras, los cerebros de las víctimas se quemaron rápidamente, lo que rápidamente produjo mucho vapor y no tenía a dónde ir sino a través del cráneo. Una manera increíblemente sombría y espantosa de morir.

También puede interesarte: Misteriosa nube mató a más de 1.700 personas y 3.500 cabezas de ganado.

Hoy en día, el Vesubio sigue activo, su erupción más reciente fue en 1944, y más de 3 millones de personas viven muy cerca.

La investigación ha sido publicada en la revista PLOS ONE.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here