Las áreas protegidas son espacios creados para garantizar la vida animal y vegetal en condiciones de bienestar, es decir, la conservación de la biodiversidad, así como el mantenimiento de los procesos ecológicos necesarios para su preservación y el desarrollo del ser humano.

Según un reciente artículo publicado en la revista Science, un nuevo estudio descubrió que un tercio de las áreas protegidas del mundo están siendo degradadas por actividades humanas.

La evaluación encontró que, si bien muchos países crean rápidamente áreas protegidas, pocos lo mantienen, lo que significa que muchas simplemente no son aptas para el propósito.

“Una área protegida bien administrada es esencial para salvar especies”, dijo Kendall Jones, quien dirigió la investigación. “Si permitimos que nuestra red de áreas protegidas se degrade, no hay duda de que las pérdidas de biodiversidad se verán exacerbadas”.

El trabajo muestra que unos 6 millones de kilómetros cuadrados – más del doble del tamaño de Argentina – ahora están bajo “intensa presión humana” por actividades como deforestación, construcción de carreteras, agricultura, minería e incluso la construcción de nuevas ciudades. Estos proyectos no se limitaban a una parte del mundo, sino que se veían en áreas en todos los continentes, con solo el 10 por ciento de las áreas evaluadas libres de cualquier impacto humano.

Un documento que apareció hace unos años mostró inequívocamente que la biodiversidad dentro de las áreas protegidas era significativamente más alta de lo que era fuera de estas. Los investigadores encontraron que el número de plantas y animales individuales era alrededor de 15 por ciento mayor, mientras que el número de especies era un impresionante 11 por ciento más alto en 1.939 áreas protegidas alrededor del planeta.

Curiosamente, ese estudio descubrió que no era necesariamente la presencia de un parque lo que conducía al aumento de la biodiversidad, sino cómo se manejaban estas áreas. Esto pone en tela de juicio la efectividad de los objetivos para aumentar el área total de tierras protegidas al 17 por ciento para 2020 si un área solo está “protegida” en papel, y no respaldada por una gestión y protección adecuadas.

“Sabemos que las áreas protegidas funcionan: cuando están bien financiadas, bien administradas y bien ubicadas, son extremadamente eficaces para detener las amenazas que causan la pérdida de biodiversidad y garantizar que las especies regresen al borde de la extinción”, explicó el profesor James Watson, autor principal del último documento.

“También hay muchas áreas protegidas que todavía están en buenas condiciones y protegen las últimas fortalezas de especies en peligro de extinción en todo el mundo”, continuó Watson. “El desafío es mejorar la gestión de las áreas protegidas que son más valiosas para la conservación de la naturaleza para garantizar su protección”.

En lugar de simplemente aumentar la cantidad de tierra protegida, primero tenemos que asegurarnos de que las áreas actualmente bajo protección se manejen de manera efectiva.

 

Por: Andrea González para MysteryScience.net

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here