El hexágono de Saturno es un intrigante sistema de corrientes de aire y clima turbulento. A diferencia de los huracanes de la Tierra, el hexágono ha perdurado por décadas, y al parecer, no muestra signos de disminuir.

Las últimas fotos de la nave espacial Cassini revelaron un nuevo hexágono en el polo norte de Saturno. Un vórtice más allá de sus nubes.

Las nubes de Saturno albergan la mayor parte del clima del planeta, incluido el vórtice hexagonal previamente conocido en el polo norte.

Polo norte de Saturno podría tener un segundo hexágono
Hexágono de Saturno. Crédito: NASA/JPL- Caltech/SSI

Una de las teorías del equipo de investigación es que dos vórtices hexagonales idénticos se han generado independientemente en diferentes altitudes.

Son 300 kms arriba de las nubes aproximadamente, entrando a la estratósfera septentrional del planeta. Ha sido llamado North Polar Stratospheric Vortex (NPSV) y comenzó a emerger mientras llegaba el verano al hemisferio norte de Saturno.

El famoso hexágono original se encuentra en la tropósfera y está formado por nubes de amoníaco.

El nuevo hexágono está compuesto más que todo por moléculas de aire e hidrocarburos. Nature Communications, dice:

«El límite emergente era hexagonal, lo que sugiere que la Onda de Rossby responsable del perpetuo hexágono polar de Saturno (el cual previamente se esperaba que estuviese atrapado en la tropósfera) puede influenciar las temperaturas estratosféricas por algunos 300 kms arriba de las nubes de Saturno».

La Onda de Rossby es una onda planetaria que se mueve por la atmósfera.

Fue un seguimiento muy certero que permitió ver todo el proceso de crecimiento del vórtice. La forma hexagonal se logró observar a través del Composite Infrared Spectrometer (CIRS), un aparato para medir los infrarrojos. Esto fue posible gracias al aumento de la temperatura con la llegada del verano.

Saturno podría tener un segundo hexágono
Esta imagen del famoso hexágono polar del norte de Saturno, capturado por el orbitador Cassini, se publicó por primera vez en 2012. Crédito: NASA/JPL-Caltech/SSI/Universidad de Hampton.

La razón de su formación

La razón todavía es un misterio, a como lo es también su relación con el hexágono original. Es probable que sea un producto de los residuos aéreos de la columna de nubes en la tropósfera, pero los vientos planetarios cambian drásticamente a mayor altitud y la densidad del aire disminuye. Aunque, debido a ese aire menos denso, una Onda de Rossby aumenta su amplitud.

Según Leigh Fletcher, autor principal del estudio, los residuos de una onda aérea en la tropósfera pueden propagarse hacia la estratósfera a través de un efecto de túnel llamado Evanescencia. Esto fue lo que dijo:

«Una manera en que esa ‘información’ de onda puede filtrarse hacia arriba es a través de un proceso llamado evanescencia, donde la fuerza de una onda decae con la altura, pero es lo suficientemente fuerte para aún persistir en la estratósfera».

Comprender cómo y por qué el vórtice polar norte de Saturno ha asumido una forma hexagonal arrojará luz sobre cómo los fenómenos más profundos en una atmósfera pueden influenciar el medio ambiente, algo que es de particular interés para los científicos que intentan descubrir cómo se transporta la energía en atmósferas planetarias.

Se necesita seguir estudiando el polo norte de Saturno para entender mejor el comportamiento de su atmósfera. Este segundo hexágono fue lo último que fotografió la sonda Cassini antes de finalizar su misión.

El estudio ha sido publicado en Nature Communications.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here