El pasado 29 de agosto, se encontró una fuga en la Estación Espacial Internacional (EEI). Un pequeño agujero en el módulo orbital de una nave espacial Soyuz atracada, que fue reparado rápidamente.

Inicialmente, se pensó que este orificio fue causado por un micrometeoroide que golpeó la estación. Pero los cosmonautas rusos informaron al Centro Ruso de Control de Misiones (TsUP) que la microgrieta, parecía ser resultado de la acción de un taladro ya que había marcas de perforación a su alrededor y restos de pegamento, lo que llevó a la acusación de daño accidental o sabotaje.

Periódico ruso afirma que astronautas estadounidenses perforaron deliberadamente agujero en la EEI
Agujero en la EEI. Créditos: NASA

Ahora, el periódico ruso Kommersant afirmó que los astronautas estadounidenses a bordo de la estación eran sospechosos. La acusación proviene de una fuente desconocida en la agencia espacial rusa Roscosmos, que dijo que «no pueden excluir un acceso no autorizado por parte de los estadounidenses» y agregó que los investigadores ahora seguían la idea de que los estadounidenses estaban involucrados.

«Estamos considerando todas las teorías», dijo Dmitry Rogozin, director ejecutivo de Rocosmos, según el portal ArsTechnika. «El impacto de un meteorito ha sido rechazado porque el casco de la nave espacial fue evidentemente impactado desde adentro. Sin embargo, es demasiado pronto para decir definitivamente lo que sucedió. Pero, parece que se ha hecho con mano vacilante».

«El motivo del sabotaje parece ser que la NASA no quería pagar el costo total de una nueva Soyuz [para devolver al tripulante a la Tierra], probablemente unos US $85 millones de dólares».

Posteriormente, Rogozin buscó aplacar estas últimas afirmaciones sobre la participación de los astronautas estadounidenses, diciendo que los rumores estaban «diseñados para subvertir las relaciones amistosas entre los miembros de la tripulación de la estación espacial».

El astronauta de la NASA, Drew Feustal, uno de los tres astronautas estadounidenses en la estación, también condenó las acusaciones en una entrevista con ABC News declarando: «Puedo decir inequívocamente que el equipo no tuvo nada que ver con esto».

Es un asunto bastante complicado con respecto a lo que parece haber sido un simple error y que amenaza con causar tensiones no deseadas entre Rusia y los EE. UU. Está en curso una investigación rusa sobre la fuga, y con suerte cuando eso concluya podremos saber finalmente qué sucedió.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here