Las cuevas subterráneas que conectaban al inframundo de los Mayas

0
650
Los cenotes eran de gran importancia para los Mayas. Cenote Ik Kil en Yucatán México/Pirámide Kukulkán. Créditos:Wikipedia

Los antiguos mayas que poblaron la península de Yucatán en el primer milenio después de Cristo, creían que había tres maneras para que los vivos entraran en Xibalbá, el mundo de los muertos: A través de cuevas profundas, a través de la competencia en el juego de pelota maya, y a través del cenote sagrado. Los cenotes eran tan importantes para la antigua religión Maya, a tal punto que pensaban que de estas cavernas subterráneas vino vida, así como la muerte.

La Península de Yucatán tiene una red masiva de cuevas subterráneas conectadas. Muchas de estas cuevas, se cree que han sido formadas por impactos de meteoritos asociados con el meteoro masivo que contribuyó a la extinción de los dinosaurios durante la extinción masiva del período Cretácico-Terciario. Gran parte de la península se compone de piedra caliza, que con el tiempo se erosionó e hizo que el suelo colapsara en una cueva llena de agua. Estas son las dolinas o cenotes y es esta fuente de agua subterránea la que permitió a la gente de Yucatán florecer en la gran civilización maya.

Cenote Sagrado Chichen Itzá. Créditos: Wikipedia

Los antiguos mayas no eran ignorantes de la importancia fundamental que los cenotes jugaban en su supervivencia. Así, estos sumideros se convirtieron en lugares de culto. De hecho, recientemente se ha descubierto que Chichén Itzá, el famoso templo de la pirámide maya, fue construida sobre un cenote masivo. Creyeron que la deidad maya Kukulkán, se crió en la cueva subterránea hasta que, finalmente, llegó a ser tan grande que surgió a través de la superficie de la tierra con un gran terremoto y voló al sol.

En honor a Kukulkán, los mayas construyeron la pirámide de asombrosa arquitectura de Kukulkán (llamado El Castillo por los españoles). La pirámide fue construida para alinearse con el calendario maya, una hazaña que refleja un conocimiento avanzado de las matemáticas y la astrología. Dos veces al año, el sol brilla justo en el templo para que los pasos formen la sombra de una serpiente gigante. Se trata de Kukulkán, que puede ser visto, a lo largo de unos 45 minutos, descendiendo de los cielos, por la escalera que divide en dos, y con la tierra abajo. Allí se reincorporará a sus hermanos en Xibalbá.

Los mayas creían que la corte real de Xibalbá acogió 12 deidades, los de Xibalbá. La cabeza del panteón es Hun-Camé (“Una Muerte”) seguido de Vucub-Camé (“Siete Muertes”). Los diez restantes son señores demonios que gobiernan sobre una forma particular de sufrimiento humano.

No hace falta decir, que con un panteón tan bien formulado de demonios, los mayas estaban muy preocupados por apaciguar a los habitantes de Xibalbá. El templo de la Chichen Itzá se cree que ha sido un medio para facilitar la ofrenda de sacrificios a los dioses, incluyendo sacrificios humanos. Cuando se dragó el cenote debajo de la pirámide de Kukulkán, se encontraron algunos objetos de madera, las herramientas y los ídolos, así como gran selección de joyas y metales preciosos como el oro, la plata, el cobre, y sobre todo, el jade. Una gran cantidad de los objetos parecen haber sido rotos intencionalmente antes de ser lanzados en la caverna, lo cual sugiere una “matanza” del objeto que iba a ser sacrificado a los dioses de la muerte. Las excavaciones también han revelado muchos huesos humanos que muestran heridas que son indicadores de sacrificios humanos. Los cadáveres son de hombres, mujeres y niños.

Una teoría popular de por qué la civilización maya colapsó es que una sequía de larga duración afligió la Península de Yucatán. Esto podría haber dado lugar a un aumento en el número y valor de los sacrificios, ya que los ciudadanos pedían desesperadamente a los dioses restaurar su “agua de la tierra que da vida”.

Nuevos estudios revelan que el cenote puede, de hecho, estar creciendo en tamaño y que sus paredes de piedra caliza se desintegran lentamente. Los arqueólogos se preocupan de que la Pirámide de Kukulkán podría colapsar en la caverna y el suelo de piedra caliza se debilite aún más. En la actualidad, esa plataforma crucial es de sólo 16 pies (5 metros) de espesor. “Este tipo de estructuras cambian con el tiempo, debido a que el agua de las paredes y de la cavidad puede ser cada vez mayor”, dijo el Dr. René Chávez Segura, geólogo de la Universidad Nacional Autónoma de México. “En algún momento, si se adelgaza el espesor de la roca por debajo de la pirámide, podría haber un problema de estabilidad y «El Castillo” se derrumbará.” Sin embargo, el Dr. Chávez añade que es poco probable que esto suceda en corto plazo.

¿Te gustó este artículo? ¡Dale a compartir!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here