Durante su vida, San Cutberto fue un monje ermitaño famoso por sus poderes curativos. Aunque atrajo tanto a los pobres como a los nobles en el siglo séptimo, no fue hasta después de su muerte que alcanzó más notoriedad.

Casi una década después de que San Cutberto muriera en 687 d.C, los seguidores levantaron la tapa de su ataúd y afirmaron que su cuerpo no se había deteriorado. Aparentemente todavía era tan «flexible como un hombre vivo», un signo de pureza y santidad, provocando gran revuelo en la época. En los años siguientes los creyentes llevaron el ataúd a través de toda Gran Bretaña mientras huían del asedio de los vikingos.

San Cutberto de Lindisfarne
San Cutberto de Lindisfarne. Créditos: Wikimedia Commons/Dominio Público

Sin embargo, el cuerpo incorrupto del santo no fue lo más curioso hallado en su tumba, otro elemento encontrado en su ataúd ha superado la prueba del tiempo, incrementando el misterio entre sus seguidores.

Un libro «milagrosamente bien conservado»

Cuando su cuerpo fue movilizado por última vez en el año 1104 d.C, los seguidores del santo encontraron un pequeño libro de cuero rojo colocado cerca de su cabeza.

«El Evangelio de Juan que se encontró a la cabeza de nuestro bendito padre Cutberto yaciendo en su tumba en el año de su traducción», dice una nota escrita para acompañar el manuscrito después de su descubrimiento.

El manuscrito es el único que sobrevive de este período que tiene una apariencia original, tanto por dentro como por fuera.
El manuscrito es el único que sobrevive de este período que tiene una apariencia original, tanto por dentro como por fuera. Créditos: Wikimedia Commons/Dominio Público

El libro fue retirado del ataúd de Cutberto antes de ser puesto en una tumba en Stonyhurst College en Lancashire, Reino Unido. En los 1,300 años que siguieron, el libro pasó al cuidado protector de historiadores, archivistas y líderes religiosos. Desde 2012, se ha alojado en la Biblioteca Británica.

A menudo llamado el «Evangelio de San Cuthbert», el Evangelio de San Juan está escrito en latín en páginas encuadernadas por tablas de abedul roscadas cubiertas de piel de cabra teñida de carmesí.

Se ha descrito como «milagrosamente bien conservado» y como «uno de los libros más importantes del mundo», es el único manuscrito de alto estatus que sobrevive de este período que tiene una apariencia original, tanto por dentro como por fuera.

El libro es notable en tres partes. Primero, los investigadores señalan que es un ejemplo importante de arte insular que fue popular en las Islas Británicas entre 600 y 900 d.C. Debido a las circunstancias de su descubrimiento, el libro se mantuvo bien en los siglos que siguieron y se transfirió con otras reliquias del arte decorativo antiguo.

Apodado el Evangelio de San Cuthbert, el Evangelio de San Juan está escrito en latín en páginas unidas por tablas de abedul roscadas cubiertas de piel de cabra teñida de carmesí.
Apodado el Evangelio de San Cuthbert, el Evangelio de San Juan está escrito en latín en páginas unidas por tablas de abedul roscadas cubiertas de piel de cabra teñida de carmesí. Créditos: Wikimedia Commons

El diseño del libro también brinda información sobre cómo los conocimientos de publicación y construcción de libros comenzaron a compartirse en toda Europa durante este tiempo. Se encuadernó utilizando un método llamado «punto de enlace», que se desarrolló por primera vez en el Mediterráneo y África, una técnica que se habría abierto camino hacia el norte a medida que las personas intercambiaban conocimientos.

Por último, los investigadores creen que el libro espiritual no fue seleccionado al azar, sino que, de hecho, fue elegido para servir como un talismán en la vida futura del santo. Durante los siglos VII y VIII, el libro se ajustó con una cuerda, se colocó en una bolsa y se usó en el cuerpo para evitar el mal y ayudar a guiar a su portador.

También puede interesarte: Manuscrito Voynich: el libro más misterioso e indescifrable de la historia.

El manuscrito se exhibirá en la Exposición de la Guerra Británica de los Reinos Anglosajones: Arte, Palabra y Guerra, que comenzará el 19 de octubre, y también está disponible en línea en formato digital.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here