La extraña enfermedad de una tribu de caníbales

0
1501
canibales en Papua
Durante siglos, las mujeres y los niños de la tribu Fore en la isla de Papua Nueva Guinea devoraron los cerebros de sus familiares durante las ceremonias funerarias, en señal de respeto. Créditos:Wikimedia Commons

No se sabe muy bien cuándo empezó el canibalismo, pero sin duda es una práctica que data de cientos de miles de años atrás. Aunque hoy en día sea una rareza, no hace mucho era algo muy común en algunas sociedades.

En el distrito de Okapa, en Papúa, Nueva Guinea vive la tribu Fore. Se trata aproximadamente de 20.000 personas que subsisten gracias a la tala y quema de conucos (parcelas donde siembran sus alimentos), y a la cacería de pequeños animales selváticos. Poco se sabía de ellos, hasta que una enfermedad degenerativa, variante de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, llegó a matar al dos por ciento de su población cada año.

La patología lleva el nombre de “Kuru” (que en la lengua de los Fore significa “temblor con fiebre y frío”), y fue descrita por primera vez en 1954 por el explorador australiano W.T. Brown, quien escribió en su primera visita a la región: “la primera señal de una muerte inminente es que el enfermo muestra flojera muscular que termina en debilidad general y graves problemas para ponerse en pie… Sufre terribles temblores, deja de comer, luego pasa el día acostado, ya no se levanta, hasta que finalmente muere”.

En un principio, al analizar esta enfermedad -que sólo se desarrollaba entre los Fore-, los investigadores pensaron que se trataba de una encefalopatía transmisible, pero luego advirtieron que lidiaban con otra enfermedad de características propias, sin embargo aun quedaba la duda acerca de cómo se propagaba.

Canibales
Miembros de la tribu Fore de Papúa-Nueva Guinea. Créditos:genealogyreligion.net

La respuesta llegó gracias a una investigación antropológica, que mostró que los Fore realizaban ritos funerarios en los que se comían a los muertos; la idea era mantener la fuerza vital del fallecido dentro del pueblo, para lo cual los hombres se alimentaban de las manos y los pies del cadáver, y las mujeres y niños se comían el resto del cuerpo, especialmente el cerebro. Por esta razón eran las mujeres y los niños los más propensos al contagio, ya que en el cerebro radicaba el agente infeccioso del Kuru.

Aunque la práctica caníbal fue prohibida en la década de 1950, dejó una huella en la tribu Fore. Esta cruel enfermedad, tiene un desarrollo lento y una larga incubación, pero su desenlace es letal, fue erradicada cuando los Fore abandonaron el canibalismo ritual, a mediados de la década de 1970, luego de que el 10% del pueblo muriera por su causa. Con esto, los Fore pudieron recuperarse y salvarse de lo que en un momento pareció ser la extinción inminente.

¿Te gustó este artículo? ¡Dale a compartir!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here