Estudio revela que los antiguos egipcios fueron vegetarianos

Los vegetarianos modernos pueden tener mucho en común con los antiguos egipcios, mucho más de lo que pueden imaginar. Un equipo de arqueólogos y expertos franceses que publicaron su investigación en el Journal of Archaeological Science indicaron que los egipcios de la antigüedad siguieron una dieta que consistía principalmente de verduras, frutas, trigo y cebada.

La hipótesis, que ha sido considerada durante muchos años,  fue confirmada gracias a los análisis de carbono. Todos los átomos de carbono se obtienen por el consumo de plantas a partir de dióxido de carbono en la atmósfera, el proceso de fotosíntesis. Al comer plantas y animales herbívoros, el carbono termina en nuestros cuerpos.

En la naturaleza existen dos isótopos de carbono: carbono-12 y carbono-13. Los isótopos de un mismo elemento se comportan de la misma manera en las reacciones químicas, pero tienen ligeramente diferentes masas atómicas, el carbono-13 es ligeramente más pesado que el carbono-12. Las plantas se clasifican en dos grupos. El primer grupo, C3, es más común en las plantas como el ajo, berenjenas, peras, lentejas y trigo. El segundo grupo más pequeño, C4, comprende los productos alimenticios como el mijo y el sorgo. Por lo tanto, esto permitió detectar cuáles eran los alimentos ingeridos principalmente por los antiguos egipcios.

El equipo estudió 45 momias que vivían en Egipto entre 3500 a.C. y 600 d.C. La investigación encontró que la dieta consistía principalmente de cebada y trigo, como se evidencia por las escenas agrícolas pintadas en las paredes de sus tumbas.

¿Y el pescado? Poco, muy poco. Casi nada en verdad. Este hallazgo sorprendió a los investigadores, convencidos de que los peces podrían haber sido un alimento básico para un pueblo que vivió a lo largo del Nilo, como se ha demostrado por numerosas evidencias culturales que van desde los relieves en las paredes hasta la evidencia arqueológica de lanzas y redes para la pesca.

Sin embargo, algunos textos han demostrado que algunas especies de peces no eran consumidos por razones religiosas, explica Kate Spence , una arqueóloga y experta en Egipto de la Universidad de Cambridge.

“Hicimos algo un poco diferente del enfoque habitual” , dijo Alexandra Touzeau, que dirigió el equipo de investigación de la Universidad de Lyon. “Trabajamos con los huesos y dientes, mientras que la mayoría de los investigadores habían estudiado hasta el momento, el pelo, y proteínas de colágeno. También trabajamos en diferentes períodos con pocas muestras, y así poder cubrir un período muy largo de tiempo”.

El pelo absorbe una mayor tasa de proteínas de origen animal que los huesos o los dientes, y las proporciones de isótopos en el cabello de las momias correspondía a la encontrada en el cabello de los modernos vegetarianos europeos, lo que confirma que los antiguos egipcios fueron también principalmente vegetarianos. Como es el caso de muchas personas modernas, su dieta estuvo basada en trigo y cebada, añadió.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *