Una misión arqueológica egipcia que trabajaba para reducir el nivel de las aguas subterráneas en el Templo Kom Ombo de Asuán descubrió dos tablillas antiguas hechas de piedra arenisca, de aproximadamente 2.300 años, que representan a deidades egipcias y faraones.

El primer tallado en piedra arenisca mide 2,3 metros de largo (7,5 pies), 1 metro de ancho (3,3 pies) y 30 centímetros (12 pulgadas) de profundidad, describió el Ministerio Egipcio de Antigüedades en un comunicado. La losa se rompió en dos partes, pero se encontró bien conservada.

Las inscripciones en la tablilla muestran al rey Seti I, un faraón respetado y exitoso del siglo XIX, parado cerca del dios Horus y del dios cocodrilo Sobek. Por encima de ellos se encuentra un Sol alado que sirve como símbolo de protección. Debajo del trío hay 26 líneas escritas en jeroglíficos, algunos de los cuales mencionan el nombre del Rey Horembheb varias veces.

La segunda losa es más grande, mide poco más de 3 metros de largo y 1 metro de ancho. Se encontró rota y en peor estado, pero los historiadores han podido juntar los fragmentos. Esta losa fue dedicada al rey macedonio Ptolomeo, quien reinó desde 221 hasta 205 a.C., después de Alejandro Magno.

También puede interesarte: La importancia de los gatos en el Antiguo Egipto.

La tablilla lo muestra junto a su esposa Arsínoe III, frente a él la tríada del templo, y sobre ellos el sol alado; lo acompañan Horus, y varias otras deidades egipcias. Debajo de la imagen hay 28 líneas escritas en jeroglíficos.

Al parecer, el antiguo Egipto aún no ha terminado de revelar sus secretos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here