Descifran antiguos papiros egipcios que contienen hechizos de sexo, sometimiento y amor

Antiguos hechizos mágicos de amor, sometimiento y sexo se encuentran en dos papiros egipcios del siglo III d.C., recientemente descifrados por el investigador italiano Franco Maltomini, de la Universidad de Udine (Italia), según informa el portal Live Science.

El primero de los textos invoca a los dioses para “hacer arder el corazón” de una mujer hasta que ella ame a quien pronuncie el hechizo. Quien lo pronunciaba debía seguir los rituales y hacerlo en un baño público. “Yo los conjuro, tierra y agua, por el demonio que habita en ustedes y (conjuro) la fortuna de este baño de manera que, a medida que arden y queman entonces quémenla (a la mujer a quien se dirige) nacida de (la madre de la mujer), hasta que venga a mí”, reza el texto.

El segundo hechizo fue escrito para las mujeres que deseaban “someter” a un hombre para que hiciera todo lo que ellas quisieran. Su texto afirmaba: “Somete a (nombre del hombre), nacido de (nombre de la madre del hombre)”. De acuerdo con el texto, este hechizo de amor podía dar fuerzas ilimitadas a la realización de cualquier deseo de la mujer que lo pronunciara sobre la persona deseada.

Este papiro contiene un hechizo cuyo objetivo es obligar a un hombre a hacer lo que la persona lanza el hechizo quiera. Créditos: Universidad de Oxford y Sociedad de Exploración de Egipto.

Según Maltomini, ambos textos, escritos en griego, no estaban dedicados a alguien en particular: los hechizos de amor fueron compuestos de tal manera que quien los usara solo tuviera que introducir el nombre de su “víctima”.

También puede interesarte: Arqueólogos descubren antiguas inscripciones en arameo, lengua de Jesús.

Los dos mensajes descifrados, que tienen alrededor de 1.700 años, forman parte de una recopilación de papiros de la antigua ciudad egipcia de Oxirrinco. Los arqueólogos Bernard Grenfell y Arthur Hunt los descubrieron en el año 1896 y vieron que los papiros más antiguos databan del año 50 d.C., mientras que los más modernos eran de mediados del siglo VI. Gran parte de esta serie de documentos ha permanecido; pertenecen a la son ahora propiedad de la Sociedad de Exploración de Egipto y han sido estudiados en la Universidad de Oxford (Reino Unido).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *