Global Forest Watch y la Universidad de Maryland han  realizado un informe mediante el uso de datos satelitales para controlar la tasa de pérdida de cobertura arbórea en todo el mundo, ya sea por actividad humana o por causas naturales como incendios.

Las conclusiones del reporte indican que 2017 fue el segundo peor año registrado, solo superado en 2016. Si bien eso significa que la pérdida de cobertura arbórea es inferior al año anterior, la situación está lejos de resolverse.

Los datos muestran que en 2017 se superaron los 29.4 millones de hectáreas (un área casi el doble del tamaño de Bangladesh) de cobertura arbórea en los trópicos. Eso es alrededor de 40 campos de fútbol americano de árboles cada minuto.

Este índice de pérdida de cobertura forestal es desastroso para la vida silvestre, los pueblos indígenas y la batalla de la Tierra contra el cambio climático. Los bosques juegan un papel vital en el almacenamiento de carbono, ayudando a absorber las emisiones de carbono creadas por la actividad humana. El informe señala que la conservación de los bosques podría potencialmente hacer el 30 por ciento del trabajo hacia los objetivos establecidos por el Acuerdo Climático de París. Sin embargo, no se está poniendo suficiente dinero o esfuerzos para abordar el problema.

«Estamos tratando de apagar un incendio en la casa con una cucharita», dijo Frances Seymour en el World Resources Institute, que dirige Global Forest Watch, según The Guardian. «Este es realmente un tema urgente que debería recibir más atención».

La deforestación destruye el hábitat de la vida silvestre y es una razón clave para que las poblaciones de vida silvestre se hayan desplomado a la mitad en los últimos 40 años, comenzando una sexta extinción masiva.

La destrucción humana causa prácticamente toda la deforestación en los trópicos, un gran refugio tanto de carbono como de vida silvestre. Los incendios son dominantes en las latitudes más altas, causando aproximadamente dos tercios de las pérdidas en Rusia y Canadá, y pueden ser cada vez más comunes debido al cambio climático.

 

Una vez más, Brasil encabezó las listas de éxitos con las tasas de pérdida de cobertura arbórea históricamente altas. Gran parte de esto se debe a los incendios. La gran mayoría de los incendios fueron iniciados por personas que limpiaron la tierra para la producción agrícola de soya, ganado, aceite de palma y madera. Esto a menudo se hace ilegalmente y bajo el radar, alimentado por la corrupción local. El cambio climático también juega un papel al provocar más sequías y dejar el paisaje más susceptible a los incendios forestales.

El país con la segunda pérdida de cobertura arbórea fue la República Democrática del Congo (RDC), que alcanzó un récord en 2017, un 6 por ciento más que el año anterior.

Colombia también vio un aumento particularmente preocupante en la pérdida de cubierta arbórea con un aumento del 46 por ciento en comparación con 2016. Gran parte de esta tendencia es política. El año pasado, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) fueron desarmadas. Ellos controlaban grandes porciones de bosque remoto y el uso comercial estrictamente controlado de la tierra. Con las FARC desaparecidas, múltiples pequeños grupos armados se inundaron y comenzaron a explotar la tierra, desbrozándola ilegalmente para el cultivo de cacao, la minería y la tala.

Créditos: The Guardian/globalforestwatch.org

Sin embargo, no todas son malas noticias. Indonesia experimentó una disminución del 60 por ciento en la pérdida de la cubierta arbórea en 2017, concretamente gracias a una prohibición temporal del drenaje de turba en áreas protegidas. El 2017 también fue un año en que se presentó el fenómeno El Niño, que trajo lluvias excepcionales a la zona y menos incendios en comparación con años anteriores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here